Materiales: botella de 1 a 2 litros de plástico, un inflador de bicicleta, alcohol etílico un corcho del tamaño de la boca de la botella para que no tenga fugas 

Al colocar el alcohol y dejar que se evapore un poco (mover un poco la botella), invisiblemente ya hemos creado una capa de alcohol por toda la botella, y al llenar la botella con aire o presión gracias al inflador hemos comprimido este gas y cuando es  liberado de manera rápida originamos una condensación por consecuente damos paso a la creación de NUESTRA NUBE, si queremos volver a ver nuestra nube colocamos el tapón y de esta manera regresamos al alcohol a su estado inicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *